• Dar explicaciones realistas y verdaderas de los problemas. No ocultarlos.
  • Discutir con ellos los errores y defectos de los educadores y de los padres. Reconocer ante ellos que no somos perfectos.
  • Evitar programas de televisión, películas, videojuegos o videos musicales violentos.
  • Utilizar la computadora con fines educativos.
  • Tener siempre una actitud optimista ante los problemas.
  • Impulsarlos a tener un mejor amigo.
  • Tener reuniones familiares frecuentes y ayudarlos a integrarse a las mismas.
  • Enseñarles a reírse de sus propios errores. Sentido del humor.
  • Participar como familia en actividades de interés social.
  • No sobreprotegerlos del estrés normal que les toca vivir.
  • Enseñarles a identificar los síntomas de angustia, ansiedad, estrés.
  • Enseñarles técnicas de relajación.
  • Dejarlos que resuelvan solos sus problemas.
  • Aprovechar las circunstancias de dolor para enseñarles a manejarlo y a sublimarlo.
  • Exigir buenos modales con todas las personas.
  • Enseñar autodisciplina, manejo del tiempo y capacidades de organización.
  • Ejercitar la tolerancia a la frustración.
  • Enseñar a mantener un esfuerzo persistente ante el fracaso.
  • Fomentar el ejercicio físico como hábito.
  • Buenos hábitos de descanso y alimentación.
  • Dejarlos experimentar las consecuencias naturales de sus actos.
  • Enseñarles a ser veraces, auténticos.
  • Dedicar tiempo determinado para jugar o tener actividades informales con ellos.
  • Tener normas claras y concretas.
  • Involucrarse en sus problemas y preocupaciones. Empatizar
  • Alentarlos a hablar de sus sentimientos y darles nombre.
  • Practicar y exigir tolerancia.
  • Enseñar que cada problema tiene varias posibilidades de solución.
  • Enseñar a aplazar la satisfacción del placer inmediato para obtener un bien mayor.

¿Cómo educar la inteligencia emocional en los niños?

Cursos, talleres,  asesoria en temas de educación afectiva,  sexualidad, familia y  matrimonio

Instituto de Crecimiento y Desarrollo Integral A.C.®